¿ES RACISTA la MODA ACTUAL?

¿Es racista la industria de la moda? ¿Se trata a una persona de una u otra forma en función de su raza?  ¿Solo hay modelos blancas?

No hay más que abrir Twitter, poner el telediario o echar un vistazo a los informes anuales del sector para darse cuenta de que, efectivamente, existe un problema de racismo en la moda de hoy en día. Anuncios, desfiles, campañas, declaraciones. Muchas son las formas en las que la xenofobia se presenta dentro de esta industria. Hashtags que se vuelven virales como #BlackModelsMatter, que reivindica la presencia de modelos negras en desfiles de firmas como Balenciaga, o el nacimiento de asociaciones para defender los derechos de los trabajadores como Model Alliance, reflejan la realidad de la moda actual.

La discriminación racial es una constante, y así lo reflejan multitud de informes. El portal web Business of Fashion, uno de los máximos referentes en la actualidad del sector, publicaba hace unos meses un estudio sobre la diversidad de las modelos contratadas durante la Semana de la Moda de París, Nueva York, Milán y Londres.

¿Cómo es posible que el 80% de las modelos que desfilan sean caucásicas, frente a un 1,6% de hispanoamericanas?

Las multinacionales y casas de moda más conocidas mundialmente también protagonizan escándalos racistas con frecuencia. Estas son algunas de las acciones más polémicas emprendidas por las mismas:

DOLCE & GABBANA

Hace apenas dos semanas saltaba la noticia de la suspensión del desfile que Dolce & Gabbana tenía programado en China, ante una serie de manifestaciones y comentarios racistas por parte de la firma. Aunque suene inaudito, el bloqueo en el gigante asiático no solo no le provocó pérdidas, sino que se tradujo en beneficios. Una camiseta lanzada por la compañía en 2017 tras otra polémica viral y que aún estaba en venta fue la causante del efecto positivo. El ella, aparece escrito #BOYCOTT junto al nombre de la firma. Esta prenda, cuyo precio ronda los 175$, se disparó en ventas tras el escándalo  chino, reportándole ganancias descomunales. Una empresa que se beneficia de su propio boicot. Insólito pero cierto.

Esta polémica es la última de una larga lista que empaña el éxito de la firma italiana, que ya acumula denuncias por incitación a la violencia de género, machismo, homofobia, evasión de impuestos y más racismo.

En enero de 2012, un guardia de seguridad de una de las tiendas de Dolce & Gabbana localizada en Hong Kong prohibió a un hombre tomar fotos del escaparate del establecimiento desde la acera. Esta acción tenía su origen en la política de protección de propiedad intelectual establecida por la firma en ese mismo año, por la cual los habitantes de Hong Kong no podían hacer fotos desde el exterior de la tienda. Sin embargo, los turistas extranjeros y los chinos sí tenían libertad para fotografiar el local.

La política racista fue retirada de manera inmediata tras las protestas emprendidas por miles de personas en el país asiático, en las que pedían el boicot a la cadena.

VERSACE

Versace, otra de las casas de moda italianas más conocidas a nivel mundial, tampoco se libra de las acusaciones por racismo y xenofobia.

En este caso, se trata de una campaña publicitaria que salió a la luz en 2016 para presentar su colección otoño-invierno. En las imágenes, la modelo Gigi Hadid simula ser madre de dos hijos mulatos, fruto de una relación con un joven negro. Los cuatro personajes aparecen en las fotografías en un aparente estado de felicidad. Sin embargo, si se presta atención, se puede ver como la hija pequeña de la pareja aparece atada al carrito con una cadena metálica. El hecho de que la niña mulata estuviese encadenada no pasó desapercibido y las redes  cargaron contra la firma y el fotógrafo Bruce Weber, responsable de la sesión. Este último fue acusado de abuso sexual junto a Mario Testino en 2017.

ZARA

El buque insignia de Inditex ha sido tachado en numerosas ocasiones de xenófobo. Hace apenas un año, la cadena de tiendas de origen español se vio obligada a pedir disculpas tras haber incluido un estampado con connotaciones racistas en una de sus prendas.

Se trataba de la rana Pepe, un personaje creado por Matt Furie en 2005 como parte del cómic Boys Club. A pesar de su inocente origen, el anfibio verde vio modificado su significado al convertirse en meme en 2015. Desde entonces, ha aparecido vestida con capuchas del KKK, junto a símbolos que guardan relación con Hitler, o sobre el rostro de Donald Trump y Marie Le Pen. En apenas unos meses, la rana de ficción se convirtió en un estandarte de la supremacía blanca, incluyéndose en la lista negra de la Liga Antifimación. El revuelo generado provocó la retirada de la falda vaquera estampada de las tiendas estadounidenses. Sin embargo, no llegó a retirarse de la web.

Esta no era la primera vez que los estampados jugaban una mala pasada a Zara. Ya en 2014 desató la polémica al poner a la venta una camiseta para niños con la estrella de David. La prenda en cuestión guardaba un inconfundible parecido a los uniformes de los judíos del Holocausto. La multinacional reaccionó al escándalo justificando que “se trataba de una estrella inspirada en los sheriffs de las películas del Oeste”.

H&M

En enero de este año, la cadena sueca protagonizaba uno de los mayores escándalos de publicidad racista de los últimos tiempos. La polémica se originó a raíz de una fotografía en la web de la compañía, en la que un niño negro vestía una sudadera en la que se podía leer “El mono más guay de la selva”. La imagen, incluida en el catálogo online de la marca, contrastaba con la de un niño blanco en cuya sudadera se podía leer “Experto en supervivencia”, también publicada en la web de la multinacional. Miles de usuarios de todo el mundo denunciaron un acto de “racismo encubierto”, cuya evidencia se resaltaba al comparar las dos imágenes. H&M se vio obligada a retirar la publicación y pedir disculpas públicamente.

¿Tú que opinas?
#WAG1MAG

Texto David Alarcón

 

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️