URBAN FEST

“NO ERES SUFICIENTEMENTE GORDA”: la CARA OCULTA de las MODELOS CURVY

Cuesta creer que la industria de la moda quiera “engordar a una modelo”.

No hay más que fijarse en la anatomía de los chicas y chicas que se suben a las pasarelas y copan las portadas de las revistas. La imagen que proyecta y el mensaje que nos transmite nos llevan inconscientemente a asociar la delgadez al éxito y la belleza.

Sin embargo, la realidad no es la misma para las modelos curvy o plus-size. Las modelos “de tallas grandes” pueden ver como sus agentes, fotógrafos o firmas para las que trabajan les exigen subir de peso. Al igual que las modelos normativas luchan por encajar en el canon 90-60-90 y se ven obligadas en ocasiones a seguir estrictas dietas y entrenamientos, las modelos plus-size no son ajenas a las imposiciones de la industria.

 

El documental ‘A PERFECT 14’ explora la realidad de un grupo de modelos body-positive cuya talla sobrepasa la 40. En un intento por redefinir el mundo de la moda y los estándares de la sociedad, se enfrentan continuamente a una dura realidad que las da la espalda y las ignora.

Elly Mayday, Laura Wells y Kerosene Deluxe, protagonistas de la película, nos invitan a acompañarlas en su día a día, y es entonces cuando advertimos las dificultades a las que se enfrentan. Si han bajado de talla y sus medidas están por debajo de las exigidas para un trabajo, o engordan o son despedidas. Incluso pueden pedirlas que utilicen rellenos para encajar en un vestido, aumentando su silueta a base de incorporar una especie de “cojines” a su cuerpo.

La revolución que la llegada de modelos con diferentes siluetas provocó en la industria prometía ser un síntoma de inclusión y aceptación, pero ¿realmente esto es así?

Da igual que tengan una talla 34 o una 42, todas tienen que lidiar y aceptar una serie de requisitos si quieren conseguir el trabajo. La única diferencia es que, en el caso de las modelos curvy, las condiciones impuestas van en sentido contrario a lo que habíamos visto hasta ahora. Su libertad se ve restringida de igual forma, teniendo que encajar en un canon que, aunque no sea el famoso 90-60-90, existe.

No solo los diseñadores y fotógrafos son responsables de esta realidad. La sociedad en su conjunto juega un papel trascendental, y  si no que se lo digan a Ashley Graham.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

The thigh brow never when went outta style – new #swimsuitsforall campaign coming soon!💥👙💥

Una publicación compartida de A S H L E Y G R A H A M (@ashleygraham) el

La modelo estadounidense, imagen del denominado ‘body positive’, ha recibido duras críticas por parte de sus seguidores acusándola de estar demasiado delgada. Sus últimas publicaciones en Instagram, red social en la que acumula más de 7 millones de seguidores, se han inundado de duros comentarios donde se la tacha de “no ser fiel a sí misma” e “ir en contra de lo que defiende”. Ante esta oleada de críticas, Graham respondió “Lo primero y más importante, mi cuerpo es mío y no le debo nada a nadie. Creo que las redes sociales se han apropiado de los cuerpos de las personas y de sus identidades”.

Nadie se libra de las críticas, ya sean en un sentido o en otro. Parece que los valores y el mensaje de fondo que la entrada de modelos diversos reivindicaba se desvanecen por momentos. La tolerancia y aceptación se convierten sin que nos demos cuenta en rechazo y opresión. ¿Es por lo tanto este movimiento un avance u otra forma de discriminación bajo un título nuevo?

Texto: DAVID ALARCON

#WAG1MAG

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️