la historia de ALEXANDER MCQUEEN

via ALEC ROSSITER
via ALEC ROSSITER

El fallecido diseñador Alexander McQueen (Londres, 1969) sufrió la incomprensión propia de quienes se adelantan a su tiempo. Aunque puede que nacer en los setenta y crecer bajo el influjo del thatcherismo fuera precisamente lo que le impulsó a mostrar una actitud provocadora, contestataria y, sobre todo, única; y por consiguiente, a convertirse en una auténtica estrella.

Dejó el colegio a los 16 años y comenzó a trabajar como aprendiz en algunas de las sastrerías más prestigiosas de Savile Row. Una vez alcanzada la mayoría de edad, viajó a Milán para ponerse a las órdenes del modista Romeo Gili. Fue muy precoz.

Sin embargo, su verdadera incursión en la moda tuvo lugar ya de vuelta en Londres, en 1992, cuando presentó su tesis en la escuela Central Saint Martins. Dejó tan impresionada a la entonces editora de Vogue UK Isabella Blow, presente entre el público, que se hizo con todas las prendas de la colección.

A partir de ahí, y con la ayuda de Blow, fundó su firma. No obstante, no fue hasta su quinto show, el llamado Highland Rape, en la temporada otoño/invierno 1994-1995, cuando empezó a despuntar.

Durante un tiempo el diseñador se mostró reacio a aparecer en prensa. Su identidad era todo un misterio pero su nombre cada vez sonaba con más fuerza.

Hasta que finalmente en el año 1996 fue nombrado director creativo de Givenchy, en relevo de John Galliano.

Entonces perdió el anonimato.

Diseñó en total cuatro colecciones para la histórica firma francesa.

En el año 2000 vendió el 51% de su negocio al grupo Gucci y decidió dejar Givenchy para centrarse en el desarrollo de su propia etiqueta.

Robots disparando pintura sobre un vestido giratorio, modelos caminando sobre charcos de agua o Kate Moss convertida en holograma son solo algunos de los históricos momentos que nos dejaron sus desfiles. Firmó muchos diseños trascendentales: desde la polémica línea Highland Rape (Violación de las Tierras Altas escocesas) hasta su último show, en el que presentó sobre la pasarela sus míticos zapatos Armadillo.

Su creatividad e impactante puesta en escena hacían de sus desfiles un espectáculo artístico mucho más allá de la ropa. 

En 2007 Isabella Blow, su gran amiga y mentora, se quitó la vida en su apartamento londinense.

Le rindió el mejor de los homenajes con su colección de primavera/verano 2008, bautizada como La Dame Bleue.

Fue otra muerte la que desencadenó, con toda probabilidad, la suya propia. El 2 de febrero de 2010 murió Joyce McQueen, la madre de Alexander. Una semana después, el 11 de febrero, a los 40 años, el británico decidió suicidarse.

Sus hitos en la moda le valieron cuatro premios de la Moda Británica (en 1996, 1997, 2001 y 2003), así como el premio al Diseñador Internacional del Año del CFDA en 2003.

Después de su muerte, el trabajo de McQueen se reunió en la exposición Alexander McQueen: Savage Beauty, en el Victoria & Albert de Londres. Su excolega Sarah Burton es quien capitanea ahora la casa de moda, que pertenece al grupo Kering.

Imagenes: Archivo de la firma

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️