URBAN FEST

SI vas a la CÁRCEL, ¿CUÁL es el mejor PAÍS para estar PRESO?

Suena random, pero… ¿Qué país trata mejor a sus delincuentes?

La supresión de libertad como forma de castigo es una de las pocas cosas que tienen en común todos los países del mundo.

No hay ninguna nación que se oponga a coartar la autonomía de aquellos individuos que de una u otra forma han incurrido en algún delito. Sin embargo, no todos los sistemas penitenciarios son iguales.

Netflix ha querido dedicar un espacio a adentrarse en la realidad de algunas de las cárceles más famosas o peculiares a nivel internacional. Inside the World’s Toughest Prisons es una serie de televisión documental en la que 2 periodistas de investigación ingresan voluntariamente en estas prisiones, en las que pasan una semana como auténticos presos con el objetivo de analizar el sistema penitenciario y las condiciones de vida de los penales.

https://www.youtube.com/watch?v=SyBDAI3vqZ8

De acuerdo con el título de la serie, la labor de investigación se centra principalmente en aquellas prisiones cuyo sistema es especialmente duro, ya sea por por la severidad de los castigos, las fatídicas condiciones de vida o la inclemencia de los guardias. Sin embargo, el último capítulo de la temporada 3 está dedicado a “La mejor cárcel del mundo”.

La prisión de máxima seguridad del Halden (Noruega) se asemeja más a una utopía que a una cárcel convencional. Situado a pocos kilómetros de la frontera con Suecia, este penal guarda un gran parecido con un hotel o un parador en medio del bosque.

Un supermercado, un estudio de música o habitaciones con televisión y baño privado son algunas de las instalaciones con las que cuenta la prisión, cuyo modelo apuesta íntegramente por la rehabilitación y la reinserción.

Llama la atención la relación entre los presos y los miembros de la seguridad del centro. Lejos de tratarse de una relación de poder o autoridad basada en el miedo, juegan a las cartas y charlan distendidamente mientras toman un café. Además, cuentan con un extenso equipo de profesionales que trabajan para lograr el fin último de la estancia en prisión: la vuelta a la sociedad completamente rehabilitados.

La máxima condena aplicable en Noruega es de 21 años, con independencia del crimen o delito cometido. Es imprescindible atender a esta cuestión para comprender la importancia y el esfuerzo que se ejerce sobre la reinserción de los presos, dado que antes o después se reincorporarán a la comunidad.

Son muchas las críticas que recibe este singular sistema por la aparente relación de normalidad con la que los condenados son tratados. Uno de los principales ataques viene por parte de las familias de las víctimas, que reclaman un castigo más severo en el que “paguen” por aquello que en su momento hicieron y que les condujo hasta allí.

via GIPHY

Los presos parecen ser conscientes de las comodidades con las que cuentan y la excepcionalidad de la situación, pero inciden en que pese al confort están privados de libertad, por lo que la penitencia sigue siendo mayúscula.

Independientemente de las opiniones individuales, las cifras revelan el éxito del sistema. La tasa de reincidencia de exconvictos ha disminuido en más de un 40% en los últimos años, situándose en un 30% a día de hoy, muy por debajo del 75% de EEUU o del 50% británico.

Texto:DAVID ALARCÓN
#WAG1MAG

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️