así fue la PROTESTA de una MODELO de GUCCI a FAVOR de la SALUD MENTAL

Gucci ha sido la última firma en dar a conocer su propuesta en Milan Fashion Week.
Con un desfile celebrado en el Gucci Hub, el emplazamiento predilecto de Alessandro Michele, la casa de moda italiana presentó su colección SS20, a la vez que clausuraba la tercera semana de la moda del circuito internacional dejando paso a la Paris Fashion Week.

El trabajo de Michele nunca pasa inadvertido, y sus creaciones se convierten edición tras edición en objetos de deseo, opacando a otras grandes firmas que ven como Gucci acapara el grueso de la atención. Pero, más allá de la materialización de las innovadoras propuestas y de un show que cada año sorprende más en cuanto a montaje y estética se refiere, hay ocasiones en las que es una acción espontánea es la que se convierte en la gran protagonista del espectáculo.

Ha sido concretamente en la salida número 10 del desfile, en el momento en el que la modelo Ayesha Tan Jones ha aparecido sobre la cinta transportadora instalada a modo de pasarela, cuando la conmoción se ha apoderado del público.

Gucci ha presentado 110 propuestas en uno de los desfiles más duraderos y multitudinarios de la Semana de la Moda de Milán; las 21 primeras consistían en distintas reinterpretaciones de la camisa de fuerza, en total looks blancos, y la segunda parte la integraban 89 looks con atrevidas mezclas de colores, maxi gafas y una estética 100% Gucci.

Ayesha era una de las modelos que lucía la prenda diseñada para inmovilizar los brazos. Una prenda recuperada por Michele, históricamente asociada a los psiquiátricos y los centros de prisiones, que esconde una reflexión acerca de la humanidad, los uniformes y la anulación de la personalidad, en palabras del director creativo. “La camisa de fuerza es el uniforme elevado a su máxima expresión” comentaba a los medios momentos previos al comienzo del desfile.

Los modelos avanzaban hieráticamente sobre la cinta de aeropuerto, pero Ayesha extendió las palmas de sus manos dirigiéndolas hacia los fotógrafos. En ellas, se podía leer un mensaje escrito con rotulador “Mental health is not fashion” (“La salud mental no es moda”). Una acción que no estaba prevista por la organización del desfile ni por el equipo creativo y de la cual no tenían constancia tal y como manifestaron una vez se produjo el incidente.

Ayer por la noche, la modelo colgaba en su perfil de Instagram un vídeo acompañado de un texto, donde aclaraba las dudas que su decisión individual había suscitado. Como artista y modelo que ha batallado con la salud mental, así como miembros de mi familia y amigos que se han visto afectados por depresión, ansiedad, bipolaridad o esquizofrenia, es hiriente e insensible por parte de Gucci usar este tema fugazmente en un desfile de moda” compartía con sus seguidores.

“Presentar estas batallas con el propósito de vender ropa en el clima capitalista de hoy en día es vulgar y ofensivo a los millones de personas afectado por estas enfermedades” concluía.

Las reacciones de los usuarios no se han hecho esperar y miles de personas han expresado su apoyo a la modelo. ¿Y tú que opinas?

Texto: David Alarcón

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️