URBAN FEST

compartimos unas CERVEZAS con el ARTISTA urbano BELIN 🍻

Belin llega a Madrid por primera vez para regalarnos un gran mural

La pieza postneocubista puede verse en La Quinta Burger gracias a Mahou.

El artista urbano creador del postneocubismo llega a la capital. Miguel Ángel Belinchón, más conocido como Belin, es toda una celebridad gracias a sus piezas. Un artista autodidacta que ha exhibido sus piezas por todo el mundo, y es que acaba de volver de China para realizar esta pieza y hablar con nosotros.

Según nos confiesa, Dj Nano, Deadmau5 o Sergio Ramos ya tienen alguna de sus piezas. Además, «rejuveneció» a Raphael en su videoclip «Infinitos bailes» y ha viajado hasta Los Ángeles para pintar para Kat Von D. Por supuesto, después de todo esto, teníamos muchas preguntas para él. Nos citamos en La Quinta Burger para contemplar su obra en proceso y realizar la entrevista.

¿Cuáles piensas que son las causas de que haya una mayor aceptación del graffiti en esta última década?

Porque se han acostumbrado. Aceptación, sí, porque a la fuerza, entre tanto ver, el cerebro se adapta y se acostumbra a ver el graffiti. Evolución también, ahora la gente es más considerada, en este caso con un nuevo movimiento como es el del graffiti.

¿Graffiti o arte urbano? ¿Has tenido alguna vez algún problema o crítica de los artistas más «puristas» por tu trabajo?

Tengo amigos que pintan graffiti como Morse, en Fuenlabrada. Él me dijo: «Mira, Belin, tú no pintas graffiti, tu haces dibujos, pintura mural. Pero quiero pintar a tu lado.» Y acepté. Hay que tener esa perspectiva de hermandad, no de lucha.

Yo vengo del graffiti, entonces ¿qué pienso ahora?. También hice vagones y pinté las calles de mi ciudad.

Pero ahora, es cierto, ya no pinto graffiti. Antes lo hacía de modo ilegal, ahora pinto murales por el mundo. Estoy en el arte urbano, y creo que viene de la misma escena, que está muy bien. La calle es para todos. Un artista graduado en Bellas Artes puede hacer graffiti. Y un artista por vocación, puede igualmente hacer grandes murales. Cualquier persona que tenga una iniciativa debería tomar la calle como su medio.

Comentas por ahí que esto comenzó siendo una pasión, y al final se convirtió también en un oficio. ¿Cómo sucedió esto?¿Cuándo te diste cuenta de que habías pegado «el salto»?

Fue todo una evolución, pasaron muchos años hasta llegar ahora. Comencé pintando los fines de semana con mis amigos, hacía trabajos para tener dinero y comprar pintura. Cinco años trabajando con uno de mis tíos para poder hacer esto. Hasta que llega el momento que te das cuenta de que haces un trabajo para un cliente, y sumas todos los trabajos que has hecho ese mes y te das cuenta de que este trabajo supera al otro, y que poco a poco debes irte y dar el salto. Prefiero trabajar de lunes a domingo en algo que me gusta: crear y hacer mi propio camino.

¿En qué momento encontraste este estilo tan propio tuyo como es el postneocubismo?

Empiezo con los taggeos porque no tenía dinero. Después comencé con los «muñecos», improvisados, junto a mi firma. Y acabé dejando las letras para pintar sólo a estos «muñecos». En 2001 hago mi primer realismo, y me sorprendo porque lo encajo a la primera. El segundo, tardé en realizarlo una hora y media, no con la calidad de ahora, pero en esa época ya era muy bueno. Y sin tener ni idea.

Continué hasta que me encontré con el cubismo, tras pintar en un evento solidario del Museo Picasso de Málaga a mi hija Natalia en un gran mural. Utilicé un cuadro de Picasso, pero lo hice a mi estilo, le metí el realismo que yo pinto. Y me divertí mucho, de disfrutar de la linea y la desproporción.

El nombre de postneocubismo lo puso una galería de Barcelona que me escribió. Incluso mi agente, Nicolás, que está en París, que fue quien me escribió tras verme pintar en una estación de metro de Monterrey (Mexico) hace dos años, me ha dicho que soy el precursor de este movimiento. Era cierto, en aquel momento nadie estaba haciendo lo que yo hacía en todo el mundo. Y fue él quien me propuso entrar en galerías de arte, así que realicé mi primera colección, que fue expuesta a pocos metros del Pompidou.

¿Te han salido imitadores?

Yo no los llamaría imitadores. Es mucha gente que se ha sentido inspirada con mi trabajo. Igual que yo me he apoyado en grandes pintores como Picasso, ellos ahora se fijan en mi como referente. El mundo del arte, no frena, evoluciona.

¿Tienes algún referente que quisieras destacar, al hilo de todo esto?

Sí, claro. Logan, de Sevilla; Mirko Reisser (DAIM) y Markus Genesius (Wow123) de Alemania. Ahora somos todos colegas, y es algo impresionante. Beto, Morse o Suso33 también han sido unos grandes referentes para mí. Además, he tenido experiencias increíbles con DOES en Holanda y Ta55o de los Ma’Claim.

¿Qué le dirías a toda esa gente con talento que todavía no ha acabado de arrancar?

Sé valiente. Quítate el miedo que tienes, sacrifica y elige lo que quieres de verdad. Trabaja muy duro, es la base, y cree en ti mismo. No todos tenemos a alguien que nos «apadrine», tenemos que aprender de todo lo que vemos a nuestro alrededor y ser humildes. Si no lo eres… no sirve.

#WAG1MAG

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️