CLÍMAX o el nuevo CINE FRANCÉS sobre las DROGAS

white-dust-wag1mag
white-dust-wag1mag Vía Pinterest

Siempre se rodean de un halo de misterio.
Hay algo claramente atrayente en ellas. 😈👅

Desde el opio al LSD o DMT, el humano siempre ha encontrado en estas sustancias una llave para traspasar sus propias fronteras. 💫💥
Sin embargo, en ocasiones, lo que descubrimos en ese «más allá», solo deja espacio para el terror.

object-of-desire-wag1mag

La ficción permite crear estereotipos, y perpetuarlos; modifica la conducta y acaba sentando las bases de la opinión pública respecto a todo tipo de cuestiones. Es también un espejo de la realidad, a la que finalmente acaba moldeando a su antojo.

En Alemania lo llamaron Sturm und Drang (Tormenta e ímpetu) 🔥⚡, nosotros hablamos simplemente de romanticismo. Es esta una de las épocas más idealizadas de la historia de la literatura universal. Figuras como  Shelley, Byron o incluso Espronceda, 📝📙 dotaron a la época y a las costumbres que en ella se daban, de un velo onírico.

A día de hoy a nadie sorprende ya el uso de ciertos componentes para llegar a la fórmula del éxito. Sin embargo, en aquel período, incluso sustancias como el café, estaban mal vistas y se asociaban siempre a bohemios y artistas. ⛔🚫 Este rechazo social en un primer momento, es el que ha hecho que ya no podamos pensar en los siglos XVII o XVII sin asociarlos al opio y todo tipo de elixires medicinales. 👁⚗

pink-fire-wag1mag

Poco a poco, el consumo del tabaco, procedente de las colonias, así como de los destilados de alcohol se fue popularizando entre todos los estratos sociales. Más tarde triunfó la absenta. 💚🐍 Luego la morfina. 💉😷Y finalmente todo tipo de medicamentos, cuya receta no deja de ser una treta para que olvidemos un sinfín de efectos secundarios asociados.

Ante esto, la industria de la ficción tradicionalmente ha optado por dos caminos.📽📺  Mostrar el desgarro completo del alma humana y las descarnadas consecuencias de una adicción, es la opción más sencilla.

https://giphy.com/gifs/black-and-white-drugs-charlie-sheen-itC6tVbm8GMmY

Si en el primer grupo se mostraban las consecuencias, en este otro todo lo sórdido se disipa y el ambiente es de una delicada decadencia. 💔🌟 La escena se centra en mostrar el proceso, pero siempre con elegancia. Cobra fuerza lo estético, por encima de lo real.

El problema es que ninguno de estos dos modelos sumerge al espectador realmente en el mundo de las drogas, no se siente identificado con lo que ve. 🌝🔎 Como consecuencia, se acaba generando una imagen edulcorada o bien por exceso de detalles, o por el defecto de los mismos. 🚬💊 Nadie se identifica con un yonki, nadie admite ser Christiane F. (Yo, Cristina F.,1981 ) ni tampoco vive en un amplio y destartalado piso parisino como los protagonistas de The Dreamers (2003).

Por tanto, este tipo de historias, siempre dejarán al espectador en un segundo plano. 

climax-portada-wag1mag

Sin embargo existen otras historias, filmes que parecen surgidas del universo creado por William Burroughs (El Almuerzo Desnudo, Yonqui) . 😩👁  Climax (2018), de Gaspar Noé es una de ellas. El cineasta muestra aquí un infierno onírico que hará que el espectador viva la experiencia de primera mano. 🍷🎙🔥Los planos, los colores, la música y los sonidos constantes permiten sumergirse en la experiencia.

Así es como el cine da un paso más, al acercarse a un mundo tan extraño y familiar como es el de los alucinógenos y estupefacientes. 💬💫 El director argentino recrea un viaje hacia lo más profundo del ser. Una transición completamente real, en la que la palabra es sustituida por el lenguaje de los instintos. En la que todo es de un rojo intenso. Donde los impulsos se vuelven ley.💣💥

color-pill-wag1mag

¡SÍGUENOS PARA NO PERDERTE NADA!

#WAG1MAG

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️