entrevistamos a AUTO SACRAMENTAL sobre su «OSCURO» FUTURO

Reivindicando el punk, el underground y con un sonido muy marcado. Entrevistamos a AUTO SACRAMENTAL sobre su carrera y su futuro, que llega con banda.

Cuéntanos un poco de ti, ¿de dónde nace tu pasión por la música?

Siempre me ha apasionado la música. Me gustaba escuchar la colección de casetes de mis padres cuando era niño: cosas como Madonna, Prince, Paul Simon. Pero no fue hasta que descubrí el punk en la adolescencia cuando empecé a componer. Me regalaron una guitarra y antes de aprender a afinarla ni saber tocar bien escribí mi primera canción. Duraba menos de un minuto, tendría 14 años. 

¿Si Auto Sacramental fuera una metáfora te atreves a decirnos cuál?

Los autos sacramentales eran el espectáculo más popular del Siglo de Oro. Mezclaban teatro y música. También los llamaban “misterios” porque estaban envueltos en una simbología difícil de descifrar… Creo que desde entonces hemos avanzado mucho en los aspectos técnicos del “espectáculo” pero la necesidad es la misma: necesitamos ese elemento de misterio, de ficción, de ser transportados a otro lugar… Lo necesitamos para dar sentido a nuestras vidas.

A través de Auto Sacramental indago en esa necesidad de acercarnos a lo oculto, aunque sepamos que es puro teatro.

Vuelve el sintetizador con mucha fuerza, ¿por qué crees que vuelve a funcionar tan bien? ¿Qué significa para ti el synth y por qué está tan presente en tu música?

Después de varios años de guitarras y garage rock es normal que haya vuelto un poco el synth. Estas cosas son cíclicas. A mí los sintetizadores me sugieren nostalgia por un futuro mejor: cuando aparecieron Kraftwerk o Human League se les consideraba tecno-optimistas. Se pensaba que la tecnología traería un futuro utópico… Cuando ahora vemos que es todo lo contrario. Los sintes también me transmiten algo inconfundiblemente Europeo… hay muchas bandas de synth wave en Francia, Italia y Alemania, aparte de UK. Y me evocan romanticismo: una especie de conexión entre el pasado y el futuro. 

Mientras que la guitarra eléctrica es algo muy norteamericano, muy siglo XX. 

https://www.instagram.com/p/CGZmS5mjvzE/?utm_source=ig_web_copy_link

Hablas siempre de post-punk, ¿cómo ves el futuro de la música en España? ¿Empieza a haber cabida para más géneros después de la fiebre de lo urbano?

Creo que la fiebre de lo urbano sigue a tope. Y cuando se pase llegará otra fiebre que dominará el mainstream nacional. Aunque las RRSS y nuevas tecnologías han producido una fragmentación de la audiencia… De todas formas, para mí lo interesante está siempre en el underground o en géneros minoritarios… Tanto en el mercado español como en el internacional. No dejo de descubrir música nueva que me vuela la cabeza, de todo tipo de géneros. Desde la electrónica experimental al post-metal. 

¿Qué crees que va a pasar musicalmente después de la pandemia? 

Me gustaría pensar que en cuanto podamos volver a los escenarios habrá un resurgir de la música en directo, aunque es doloroso pensar que por el camino se van a perder muchos puestos de trabajo. Habrá salas que no puedan volver a abrir y bandas que no sobrevivan a la pandemia.

Al mismo tiempo, la cultura está demostrando lo necesaria que es para mantenernos despiertos.

https://www.instagram.com/p/CGR3uCCj4eu/?utm_source=ig_web_copy_link

¿Cómo vive un artista underground lo que significa una pandemia mundial? ¿Has cogido inspiración de ello a pesar de los momentos difíciles?

Creo que a nivel emocional lo vives como todo el mundo: con rabia y frustración. Emociones fuertes que pueden servir de inspiración para hacer arte. Mi último single, “Vigilia” (featuring Caliza), es una balada de synth pop ambientada en el confinamiento. La letra traza un paralelismo entre los tópicos del cine de terror ochentero y la situación actual de pesadilla que estamos viviendo. El rodaje del vídeo en verano en un Madrid pandémico estuvo a punto de ser cancelado por quedarnos sin un espacio seguro. Al final salió adelante gracias al curro de Adrián Bremner (realización) y Rexxiana (produ). 

Por suerte, en este momento yo no vivo de la música. No me veo tan afectado en lo económico como otros artistas por el cierre de las salas, pero emocionalmente es devastador.

¿Con quién te gustaría colaborar? ¿Alguna recomendación musical reciente?

Me fliparía hacer una canción con Molly Nilsson o Georgia y producir un álbum experimental con Ben Frost. 

Ahora estoy a tope con el revival post-punk de Europa del Este. Hay unos grupos increíbles. Recomiendo empezar por Molchat Doma. También escucho bastante electrónica experimental: Arca, Holly Herndon, Amnesia Scanner. Y en plan más pop me gusta mucho Yves Tumor. 

A nivel nacional está Caliza, el proyecto synth-pop de Elisa Pérez (que antes tocaba en Rusos Blancos y Cosmen Adelaida). También Luz Futuro, un artista canario afincado en Madrid que tiene un rollo post-punk clásico guitarrero y elegante. 

Y luego hay muchos sellos interesantes, por ejemplo “La Melona” en Galicia, que lleva a artistas como Rayotaser, Elba, Trifulca… 

¿Qué podemos esperar de Auto Sacramental próximamente? ¿Nuevos sonidos? ¿Nos mantenemos en esa atmósfera un poco más oscura?

Estoy montando una banda y quiero encaminar el sonido de Auto Sacramental hacia algo más post-punk. Más contundente, sin dejar de lado las melodías synth. La atmósfera oscura se queda, desde luego.

¿Un último consejo para los lectores de WAG1?

Apoyad a vuestra escena local. Siempre. 

WAG1 club

♨️ Forma parte de WAG1 club y no te pierdas ninguna noticia ♨️