no puedes perderte: “una serie de catastróficas desdichas” 💡

no puedes perderte: “una serie de catastróficas desdichas” 💡

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Vamos directamente al ajo.
Neil Patrick Harris (conocido popularmente como Barney Stinson a pesar de haber firmado trabajos infinitamente mejores como actor) coge el relevo del personaje construido por Jim Carrey al que todos vanagloriamos en aquella película de la infancia de muchos niños con carácter depresivo que buscaban encontrar en las desgracias de otros niños su propio alivio.
Así es, “Una serie de catastróficas desdichas” ha pasado del largometraje a la tv con una primera temporada de 8 capítulos que han mantenido la esencia completa de aquellas enrevesadas desdichas que veíamos hace ya 13 años capitaneadas por el Conde Olaf.

La serie basada al igual que la película en los escritos de Daniel Handler mantiene ésta vez su fragmentación en capítulos del mismo nombre que los libros e incluye la figura del narrador omnisciente y presente al margen de los sucesos. Podemos decir que el personaje narrador de Patrick Warburton nos educa y divierte. Pues aparte de dedicarse a adelantar acontecimientos, nos cuenta cada detalle con un aire didáctico muy peculiar y para toda la familia, a pesar del ambiente pesimista de la serie (muy notable en la canción del último capítulo).

La atmósfera es la misma que se olía en la película de Brad Silberling sin embargo el tono y el ritmo han derivado a un estilo claramente influenciado por las películas de Wes Anderson (cualquier ejemplo de la filmografía de éste director servirá para entender la estética seguida y su estilo cocinando películas).
Así que los amantes de la simetría se lo van a gozar. Pero no queda todo en bonitos encuadres. El vestuario de cada personaje está medido y encaja a la perfección con la narración. Resulta curioso ver como 3 niños huérfanos que cambian de custodia cada 2 por 3 visten sin embargo impolutos y diferentes en cada capitulo. Esto es sin duda un recurso perfectamente rico de comer con tal de que vestuario y peluquería sumen (con sobresaliente) a la fantasía de la historia. Matrícula de honor para el departamento de VFX que conseguirán que no dejes de mirar la pantalla a pesar de que no estés prestando atención a la historia. Cada plano es un cuadro en sentido literal (guiño, guiño para todos los que ya la hayáis visto). Y mis dieses para Bernard Couture, Director de Fotografía de la serie.

Que no os engañe esa voz algo repugnante de la intro que por cierto va cambiando en cada capitulo, lo cual es de agradecer. Como decía, ésta voz cantarina dudosamente doblada al castellano os invitará a que dejéis de ver la serie pero no os preocupéis, es solo el inicio del malvado plan del Conde Olaf para librarse de testigos inoportunos.
Comparen ustedes mismos:
V.O
V.E

Ah, por cierto, esto es una serie original de NETFLIX y usted humano insensato debe pinchar directamente en el link para ir a ver éste contenido. Es una orden.
Cualquier otra forma alternativa de visionado será severamente castigada por el mismísimo Conde Olaf.

#WAG1MAG
¡Síguenos en nuestras redes!
FACEBOOK | INSTAGRAM | TWITTER | YOUTUBE

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry