¿es el TRAP la nueva VANGUARDIA?

¿es el TRAP la nueva VANGUARDIA?

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1

Si hay un género musical que se encuentra en pleno auge en la actualidad ese es el #trap.

Gucci Mane // foto vía Billboard

El trap se caracteriza por ser una mezcla del rap del sur de Estados Unidos de la década de los 90 con componentes pertenecientes a la música electrónica. Su nombre viene a raíz del argot estadounidense, y determina aquellos lugares en los que se venden drogas de forma ilegal (“trapicheo”). Sin embargo, en los últimos 4 años aproximadamente, ha tratado una amplia variedad de temáticas, desde el amor hasta la fama, sin dejar de lado la crítica social, aunque siempre utilizando ritmos rápidos con muchos graves. El fenómeno del trap parece no tener fin, y es que, en las listas de Spotify a nivel mundial, los temas más escuchados pertenecen a este género. Pero son muchos los detractores de esta nueva ola de música urbana, que se niegan a calificarla de cultura, o incluso de vanguardia.

Entonces, ¿qué entendemos por cultura? Parece que esta cuestión aún no ha quedado del todo clara en nuestra sociedad. El diccionario de la Real Academia Española ofrece varias acepciones para definir este concepto, empezando por “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.” y pasando por “conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico” o “culto religioso”. Por otro lado, el Diccionario Filosófico Ferrater Mora se refiere al mundo cultural como “aquél creado para distinguir el desenvolvimiento humano de la forma puramente natural, donde ambas facciones se encuentran en sentidos opuestos”. Es decir, lo natural se ve como incivilizado y animal, mientras que lo cultural es civilizado, humano. Es el sentido que el ser humano da a los objetos naturales (el mármol es solo una piedra, pero puede ser convertido por el hombre en una obra de arte). El filósofo francés Gilles Deleuze habla de la cultura como “una práctica que moldea a los integrantes de una sociedad establecida, ya alejada de lo natural, de acuerdo a determinados fines específicos que se desean de dicha comunidad”. Desde este punto de vista, la cultura sirve al hombre para alcanzar un estado de plenitud vital.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=4B-s-8TvR1E[/embedyt]

Una vez dejado claro todo aquello que podemos entender por “cultura”, debemos remontarnos a los orígenes de la expresión artística. Ya desde la prehistoria, el hombre ha sentido una necesidad por expresar sus inquietudes, por expresarse artísticamente. Prueba de ello son las pinturas que podemos encontrar en lugares como Altamira, que nos han dejado constancia acerca de cómo vivían nuestros antepasados, o la gran variedad de esculturas talladas durante esta época. Desde entonces, y hasta el día de hoy, el arte ha ido evolucionando en nuevas formas de expresión, y ha sufrido un importante proceso de expansión a nivel mundial. Por lo tanto, podemos decir que el arte y la cultura forman parte de la esencia de nuestra especie. Todos nos expresamos o nos hemos expresado artísticamente en algún momento, desde los dibujos que hacemos cuando aún somos unos niños hasta los vídeos que grabamos para nuestras redes sociales. En parte debido a que todos a día de hoy disponemos de muchas maneras de expresarnos, es muy difícil que alguien pueda triunfar como artista y vivir de su arte. Dependiendo de la clase social a la que pertenezca el artista, así como hacia quién esté dirigida su obra, se ha realizado una distinción entre alta, media y baja cultura.

Si nos remontamos unos siglos atrás, es cierto que existía una gran diferencia entre el arte que se realizaba desde la aristocracia hacia la aristocracia, y el que tenía lugar en el pueblo. El primero se caracteriza por haber sido el que, en general, más importancia ha mantenido a lo largo del tiempo, principalmente por el cuidado que recibía y por haber sido vanguardia en las diferentes etapas que pueden caracterizar la historia del arte. Como bien sabemos, en esas épocas no existía el acceso a la formación y a la educación que existe en nuestra sociedad, por lo que el conjunto de conocimientos definidos por la RAE, que permite a alguien desarrollar su juicio crítico, era infinitamente mayor entre las clases adineradas. Estas no utilizaban el arte como una forma de mero entretenimiento, sino que para ellos era algo de un gran valor y profundidad. Pero esto ha cambiado, afortunadamente, debido al gran acceso a la educación y al conocimiento que se posee de manera más o menos general e igualitaria en el mundo. Cada persona consume o produce el arte con el que se sienta más identificado. No hay barreras. No cobra tanta importancia la condición social y económica de cada individuo. Y es aquí donde entra el trap.

Pablo Picasso fue uno de los principales inspiradores del cubismo, un movimiento vanguardista nacido en Francia a principios de siglo XX.

De forma general, los artistas que forman parte de este movimiento nacieron en clases sociales bajas, en duras condiciones de vida. Así lo demuestran sus letras. El hecho de ver como un gran número de estos cantantes y productores musicales sacados directamente de la calle han conseguido formar su fortuna prácticamente de la nada, ha generado que cada vez sean más las personas que se quieren subir a esta ola. Han demostrado que se puede alcanzar el éxito sin la ayuda de las discográficas, pues en mayor medida son los mismos artistas los que se autoeditan y se promocionan en las redes, siendo YouTube el principal medio por el que se dan a conocer. Es por todo esto que podemos considerar que es un movimiento vanguardista, ya que han sido precursores en una nueva manera de entender la industria musical, hablando acerca de temas que unos años atrás no se habrían tratado con la misma importancia y el mismo interés por los grandes medios de comunicación. Y su público no es necesariamente de clase media-baja; no es necesario sentirse identificado con las letras, ni estar de acuerdo con los valores de los que trata este género. Basta con que sea moderno, pegadizo e interesante. Son muchos los que empiezan criticándolo duramente (un alto porcentaje de los mismos en España se corresponden con los puristas del rap) y que, más tarde, acaban enganchados.

Si algo caracteriza este género es que cada artista tiene un sonido propio. Si con el rap ya se podía apreciar una mezcla entre varios estilos musicales, entre los que podemos destacar el jazz o el rock n´roll, con el trap esta corriente se lleva al extremo. Por su gran popularidad y capacidad comercial, muchos piensan que este género se ha convertido en el nuevo pop; las personas que más música consumen siguen siendo los jóvenes, hacia los que parecen estar dirigidas estas canciones. Cada vez parece haber menos etiquetas en la música, ya que adoptan elementos de muchos estilos musicales que aparentemente no tienen nada que ver. Y es que, además, hay canciones nuevas prácticamente cada día; ya no interesa estar dos años gestando un nuevo álbum, si no que cada artista es capaz de sacar varios discos en menos de un año (sin contar los singles y colaboraciones).

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=yEG2VTHS9yg[/embedyt]

Por todo esto, ya no se puede diferenciar entre alta y baja cultura, ya que esto es algo más referente al pasado y no tanto a la evolucionada situación artística de la música actual. No existe un consenso tan importante como para clasificar a la música entre “buena” y “mala”, o entre música hecha para gente con más conocimientos acerca de ella o menos; un claro ejemplo de esto podrían ser las colaboraciones que tienen lugar entre cantantes de géneros como el RnB (muy valorados por la crítica), como Frank Ocean, con artistas que se dedican puramente al hip-hop o al trap, como A$AP Rocky o Quavo. En cualquier caso, la música es cultura, e independientemente de que pueda estar pensada para un público o para otro, todos tenemos a día de hoy un mismo acceso a la misma, y todos podemos encontrar algo que nos llame la atención en obras que a priori “no estén hechas para nosotros”. La música es un arte que cada vez tiene menos etiquetas debido a la disolución de las fronteras que existen entre los géneros que la forman, y esto se traduce en una no diferenciación entre alta y baja cultura.

¿Qué opinas de ello?

Autores: Andrew Gimeno & Miguel Martin

#WAG1MAG
¡Síguenos en nuestras redes!
FACEBOOK INSTAGRAM | TWITTER | YOUTUBE

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1