si TU también te has ido de tu PUEBLO hacia una CIUDAD debes leer esto… ⛪

si TU también te has ido de tu PUEBLO hacia una CIUDAD debes leer esto… ⛪

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
¿el ÉXODO o LA HUIDA?

Si naciste en una ciudad pequeña, sabes perfectamente las ventajas y desventajas que ello conlleva. Si además te consideras una persona ajena a las convenciones sociales arraigadas a la mayor parte de estos lugares, también sabrás las buenas y malas pasadas que esto te juega.

¿Qué es lo bueno y lo malo de vivir en un pueblo? ¿Existe un ying y un yang en el hecho de ser ciudadano de un lugar apartado del centro de lo que conocemos como el mundo?

Hoy hemos recogido breves testimonios de personas que aúnan estas características, con la diferencia de que algunas de ellas ya marcharon de sus pueblos y ciudades natales para habitar ahora las grandes ciudades. De algunos de ellos me es posible escucharlo de tú a tú, mientras que a otros los rebobino una y otra vez desde una nota de voz en WhatsApp.

En común a todos ellos encontramos sentimientos de incertidumbre y desamparo:  Y es que sucede una cosa curiosa: “Si tú, tu vida, tu cabeza vais a más revoluciones que el sitio en el que estáis se produce desequilibrio, y el desequilibrio inestabilidad, y la inestabilidad incertidumbre. Y te quieres pirar, vaya. Pero qué pasa: que el pueblo absorbe.”

Al principio, esta sensación te parece hasta acogedora, familiar y hogareña. ⛪ Algo a lo que estás acostumbrado desde que naciste: “Esto es lo que hay, esto es lo que tenemos y lo que nos ha tocado.” Es entonces cuando el abrazo pasa a ser puñalada, y todo parece volverse en tu contra: “Así que terminas pensando en que o sales del pueblo o te conviertes en plancton.”

Dentro de los contras, la monotonía, la incomunicación, la falta de privacidad, libertad y de oportunidades laborales encabezan la lista, pero, ¿qué pasa con los pros? A todos les cuesta más contestar a esta pregunta: “¿Mi familia? ¿El cocido de mi madre? ¿La naturaleza?” Y es cierto que estos atípicos lugares se convierten a veces en cuna de la desconexión y nada más allá.

 “Desconozco otro lugar donde parezca que todo tiene una atmósfera familiar y que, sin embargo, te sorprendes continuamente por las pequeñas cosas extraordinarias que tiene. Es decir, en una ciudad donde hay tantas cosas que nada es extraordinario te vuelves afectivamente plano. Eso jamás pasa en un pueblo. Desde la lluvia hasta un restaurante vegano son cosas realmente fuera de lo común.”

Y aquí es donde encontramos la bifurcación del problema. En un pueblo todo lo anormal brilla, todo lo que sobresale se convierte en extraordinario, y es difícil encontrar un punto crítico en el que situarte.

Cuando me propuse hablar sobre los lastres sociales arraigados a los pueblos todos hablaban decididos: ignorancia, miedo a lo extraño, paredes que hablan y señoras que critican desde una mesa de camilla. Nada fuera de lo normal. Entonces, ¿qué creen que cambiaría de ellos los que se quedaron si saliesen de allí y qué creen que han cambiado los que volaron del nido?

En este punto todo se vuelve positivo, con mensajes de pequeña esperanza de crecimiento individual: “Cambiaría todo de mí. Podría salir a la calle con peluca y mañana nadie se acordaría de mí…”, “Conoces ambientes diferentes que te hacen sacar lo mejor de ti mismo, sabes que puedes ser tú al 100%”. Pero esto puede convertirse en un arma de doble filo, pues, como antes he dicho “todo lo anormal se vuelve extraordinario en un pueblo” pero, ¿qué pasa en un sitio en el que todo lo diferente es bienvenido? ¿quién se encarga de hacer la criba entre lo ordinario y lo especial?

Ojalá tuviese respuestas. Pero como no las tengo me quedo con algo que me marcó investigando sobre todos estos temas, un breve mensaje en un mail: Todos los inconvenientes de no tener oportunidades al alcance de la mano te hacen más tosco y más duro y más fiero y más inconformista. Desde pequeño te acostumbras a vivir a más revoluciones y todo esto es un maravilloso cóctel que crea personas sedientas de progreso, de innovación, de ruptura, de libertad. Más, más y más. Eso es lo mejor del pueblo.

Imagenes vía pinterest y giphy.

 ¿Qué opinas tú?😊Dínoslo en los comentarios 😊

#WAG1MAG

¡Síguenos en nuestras redes!
FACEBOOK | INSTAGRAM | TWITTER | YOUTUBE
Like
Like Love Haha Wow Sad Angry