el miedo a sufrir no nos permite enamorarnos 💔

el miedo a sufrir no nos permite enamorarnos 💔

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

 

Chicos, como diría Amelie Poulain: “Corren tiempos difíciles para los soñadores.”

Y cuan acertada estaba en sus palabras, ¿no crees? Vivimos en la generación del no-amor, la generación en la que amar ha dejado de ser algo importante. No queremos compromiso, nos da miedo y preferimos buscar el amor en Tinder porque resulta más cómodo, rápido y al parecer, eficaz. Estamos acabando con el romanticismo, pero la jodida gran verdad es, que así estamos bien.

Las redes sociales, se están convirtiendo en nuestras mejores aliadas para mostrarnos tal y como queremos que nos vean. Pero, ¿por qué nos conformamos con parecer, en lugar de ser? Pasamos horas y horas tras la pantalla, sustituyendo el contacto humano por conversaciones de Whats app y hemos pasado de mirar, a fotografiar, para “subir” y recibir “likes”. Nos estamos acostumbrando a que todo sea fácil y esté bajo nuestro control a un simple “enviar”. Pero, ¿Qué está ocurriendo?, ¿a qué le tenemos miedo?

Dicen que lo contrario al amor no es el odio, es el miedo. ¡Joder, y tanto!, vivimos con miedo a sufrir, a mostrarnos vulnerables, a sentir, a amar. Tanto que no nos permitimos ser nosotros mismos. Somos duros con nuestros propios sentimientos, exigiéndoles coherencia y anteponemos la razón al corazón. ¿Dónde quedó la locura, la pasión, las ganas? Estamos liderados por el orgullo y el honor. Queremos ser quien lleve las riendas porque nos gusta que nos necesiten, pero nos aterra la idea de necesitar.

amoree

💔Pensamos que si nos enamoramos de alguien le otorgamos el poder de destruirnos por completo, pero no somos conscientes de que depende de nosotros que eso no ocurra. ¡Dejemos ese temor de lado!, y démonos la oportunidad.

Saca tus garras. Apuesta, arriesga, gana, ¡Pierde! Déjate sentir, confía, estamos aquí para eso, para vivir. Las tristezas son parte de la vida, y si has de aprender de ellas, que así sea. Pero, quiérete, y que te quieran y que sepas que lo segundo, siempre será consecuencia de lo primero. Porque como escribió Estafanía Mitre: “Todavía existimos los que buscan, los que viajan, los que vuelan. Todavía existimos los que crean, los que escriben, los que anhelan. Todavía existimos los que bailan, los que aman, que no mienten. Todavía existimos los que sienten.”

Y gracias a que existimos nosotros, los soñadores, el árbol de la esperanza se mantiene vivo.

#WAG1MAG

TEXTO: Soledad Hafner Poves @solehafner

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry