lo que siempre has querido decirle a una persona que sufre un trastorno alimentario

19448991

¿Alguna vez has sentido que no te gusta tu cuerpo?
¿Qué desearías cambiar algo o ser diferente?
¿Qué no eres lo suficiente para alguien?

La mayor parte de las mujeres (y cada vez más hombres) nos sometemos a un enorme rechazo, víctimas de nosotras mismas y nuestra falta de amor. No nos gusta lo que vemos frente al espejo y es muy doloroso. Hemos crecido creyendo los juicios de la sociedad y ya estamos hartas de sufrir en silencio.
¡Somos fuertes y valiosas!  Ya es hora de cuidarnos, aceptar nuestro cuerpo y amarlo. 

  • Facebook
  • Twitter

Hoy hemos hablado con Juana y hemos reflexionado sobre un tema que afecta a muchos jóvenes como es el Trastorno de la Conducta Alimentaria. Estamos seguros de que habéis oído hablar sobre las famosas anorexia y bulimia pero realmente, conocemos muy poco sobre ellas, así que hemos querido saber qué se siente al sufrir la enfermedad y que puede ayudarnos a enfrentarnos a ella.

  • Facebook
  • Twitter

     -Cuéntanos cómo empezó todo Juana.
Fue a la edad de 16 años cuando apareció “mi primer amor”, se llamaba Pedro. Era guapo, recuerdo que lo admiraba tanto que me sentía pequeña a su lado. Tanto era así, que mi inseguridad, exigencia y perfeccionismo se transformaron en un enorme deseo de que me aceptara, me quisiera, gustarle físicamente y que no me abandonara. Yo sentía que no era suficiente y por ello debía hacer algo al respecto, así que empecé a hacer “dieta” e ir al gimnasio. Todo empezó de una manera inocente, sin ser consciente de hasta qué punto podría llegar, o hasta qué punto estaba poniendo mi salud en peligro. Mi único objetivo era gustar y ser aceptada en todos los ámbitos de mi vida. La dieta cada vez se tornó más obsesiva y mis visitas al gimnasio imperdonables, pero aún no me daba cuenta de lo que me ocurría, porque yo, como le explicaba a mi madre, ¡Solo estaba comiendo sano!

Pedro al cabo del tiempo se fue de mi vida, y con él parte de mí. Todo se volvió oscuro, de color negro. Me sentía sola, abandonada, fea, gorda y sentía que nadie me volvería a querer nunca. Fue entonces cuando el síntoma empeoró. No era capaz de mirarme al espejo sin llorar y sentir un intenso dolor en el estómago. Era muy cruel conmigo misma pero no podía evitarlo. Odiaba todas y cada una de las partes de mi cuerpo. Me sentía enorme y sentía que me sobraba carne por todos lados. Pensaba que si perdiera peso sería más feliz y todos mis problemas desaparecerían.

lea-seydoux-peter-lindbergh
  • Facebook
  • Twitter

-¿Y tu familia?
En un principio, pensaba que mi familia estaba loca porque me decían que me mirara de otra forma, que me observara bien, que debía quererme, que era bonita. ¡Joder no era tan fácil! ¿Por qué me iban a decir lo contrario, si era mi familia? No confiaba en nadie, solo en la voz que me decía continuamente: “Estás gorda”. Esa voz taladradora que me acompañó durante años, y que me enseñó a tirar comida a la basura, esconderla o incluso ¡dársela al perro!.  Ella sabía todos y cada uno de los trucos para no comer, su tarea era recordármelo y torturarme si alguna vez no cumplía con su palabra.
Me sumergí de pleno en mi enfermedad, y estuve realmente enferma varios años. Ya no había quien me frenara. Nunca me había dolido tanto la vida. Odiaba todo lo que me rodeaba. No quería vivir, solo dormía para evitar mi realidad. No sabía cómo, pero yo quería dejar de sufrir. Hasta que llegó un día en que tanto mi familia como yo, hundidos y desesperados, decidimos buscar ayuda. Poco a poco me hice consciente de que tenía un problema, y de que esa voz, en lugar de darme la seguridad que pensaba que me otorgaba, me hacía daño. Debía de apoyarme en mi familia y la verdad es, que nunca les estaré lo suficientemente agradecida. ❤

  • Facebook
  • Twitter

-¿Cómo te diste cuenta de que tenías un problema y de que necesitabas ayuda?
 Exigir perfección y belleza que no están al alcance en forma humana no es ser fuerte, de algún modo, es estar muerto. Y yo ya estaba cansada de estar muerta. Así que decidí, ponerme manos a la obra y trabajar para conseguir aceptarme tal y como soy.
Decidimos que lo mejor era ingresar en un centro hospitalario especializado en Trastornos de la conducta alimentaria.  Y bendita decisión. Fue duro, es innegable.  Pero, ¿Sabéis que? Me sentía querida, valorada, aceptada, entendida. Allí todas las niñas entendían lo que yo estaba sufriendo, porque pasaban por lo mismo que yo.  Poco a poco fui trabajando en terapias todo lo que necesitaba mientras que reaprendía a alimentarme correctamente, con mis cinco ingestas diarias. El miedo a engordar estaba presente día tras día en todas nosotras, pero juntas, y con la ayuda necesaria lo íbamos superando.

  • Facebook
  • Twitter

-¿Cómo dirías que conseguiste superarlo?
No fue tarea fácil, ni lo conseguí de un día para otro, pero trabajé duro en ello y hoy en día puedo hablar de todo esto en pasado.  Creo que hay una fuerza en tu interior que te anima a luchar por pequeña que sea la luz que ves. Esa luz existe, y hay que seguirla por más que duela y cueste esfuerzo. ☀
Aprendí que no era mi cuerpo lo que debía cambiar, sino la concepción que tenía sobre mi misma. He necesitado mucha ayuda, pero puedo decir que ya no soy aquella niña con miedos e inseguridades. Es verdad que fue parte de mí y no sería la persona que soy sin mi pasado, pero a la misma vez soy una persona totalmente diferente.

  • Facebook
  • Twitter

-¿Algún consejo a alguien que padezca la enfermedad?
Si, que no pierda la esperanza, siempre hay algo por lo que luchar, te mereces un futuro mejor y te está esperando. La vida es preciosa. No importa los años que hayan pasado, o las personas que hayas perdido. Empieza ahora, desde cero. ¡Empieza a vivir!.  No dejes que te lo cuenten. Porque el tiempo vuela y los años pasan. Y cuando menos lo esperes, estarás sentada junto a tus nietos, a los que les gustará escuchar, que su abuelita de jóven, fue feliz.

¿Conoces a alguien que haya pasado por esto?
#WAG1MAG

 

4 I like it
0 I don't like it

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies