ArteExpresión

ENTREVISTA a la ARTISTA Elienígena “El moco es un personaje que nos va a acompañar siempre, por lo que hay que aceptarlo y quererlo” 🤧

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1511

Elisa González (Elienígena) es una artista viguesa cuyo proyecto “Crepitantes” trata de visibilizar la fibrosis quística de una forma divertida y desenfadada.

Ha expuesto su trabajo en la Galería Fúcares, la Feria Hybrid, el INJUVE, el Centro Cultural Conde Duque, el Museo del Traje, el MARCO (Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey), y así una larguísima lista.

 

También ha pintado murales en Pinta Malasaña y Vigo Ciudad de Color, y participó en 2015 en el diseño y creación del evento Concept56 para Jägermeister y Yorokobu (cuyas portadas ha ilustrado en diversas ocasiones).

Hablamos con la artista sobre la fibrosis quística, el arte para todas las edades y sobre una precariedad a la que hay que enfrentarse.

 ¿Cada uno de los formatos que trabajas tiene una función para lo que quieres expresar? Porque haces un montón de cosas en formatos muy distintos. Háblame un poco de eso.

Elisa González: Con respecto a los formatos trabajo muchos en función al proyecto. Me gusta mucho el dibujo, la pintura y los medios digitales para crear personajes e ilustraciones; la instalación escultórica y el vídeo para resignificar objetos cotidianos y crear ficciones; y luego materiales textiles para generar situaciones inverosímiles como el Serafín, que tiene los brazos de 3 metros o el Alienígena Visceral, que tiene las tripas por fuera, los órganos internos a la vista.

Elienígena, en Pinta Malasaña.

También he trabajado el formato mural tanto en Pinta Malasaña, que era un poco más pequeño, como en gran formato. Por ejemplo, dentro del proyecto Vigo Ciudad de Color hice un mural de 400 metros cuadrados. Como era arte urbano y había que acondicionar la ciudad y ponerla bonita, lo que hice fue jugar con una paleta de colores muy vistosa, porque Vigo está siempre muy nublado. Lo que buscaba era que los vecinos estuvieran satisfechos y que no se cansaran de una composición que podía ser muy compleja. Que estuvieran contentos.

Quería empezar preguntándote también en qué momento te planteas empezar a producir obra y cuál es tu concepción del arte.

Pues empecé a producir obra sobre todo en 2013-2014, me fui de Erasmus a Londres, al Wimbledon College of Art y me especialicé en escultura e instalación. Luego esto lo apliqué en el Máster de Investigación en Arte y Creación que hice en la Complu: empecé haciendo instalaciones que tenían que ver con lo cotidiano y con temas relacionados con lo rutinario. Con objetos que tenemos cerca todos los días, planteando algo diferente en ellos, cómo nos pueden decir algo diferente los elementos con los que nos relacionamos diariamente.

El muralazo de Elisa GOnzález, de 400 metros cuadrados, en Vigo Ciudad de Color.

Hice con una instalación que se llamaba “El orden de mi habitación”, que se basaba en ordenar mi cuarto con los muebles que lo componían por orden de altura en vez de por orden práctico y por el uso del espacio. Este orden al final se llevó a la galeria Fúcares en la convocatoria de Entreacto e hice una mudanza de mi habitación. La llevé a la galería y la ordené así. Era una instalación de 8x3m. Estuvo muy guay.

Con respecto a la concepción del arte, yo lo que intento es divertirme siempre. Para mí lo fundamental es pasármelo bien y, sobre todo, crear experiencias que no pueda ver en otros contextos que no sean los propiamente artísticos. A mí una cosa que me flipa del arte es que, de repente, me puedo encontrar algo inverosímil o completamente extraordinario que no tiene cabida en otros ámbitos de la vida y qué me hace más feliz, o me hace divertirme dentro del arte.

“El orden de mi habitación”, instalación de Elisa González.

Es muy curioso que menciones el componente lúdico del arte, porque también he visto que has hecho talleres como el de “Rutinas Salvajes” para niños. Y además haces juguetes. En este sentido acercas el arte a los niños, ¿con que finalidad? La mera diversión o también hay componentes didácticos en el sentido de aprender sobre arte?

Cuando era niña era muy exigente con las propuestas recreativas que me proponían. De alguna forma mi imaginación se desbordaba cuando me explicaban un plan que íbamos a hacer y luego resultaba que no era tan maravilloso como yo me lo había imaginado.

Tenía las expectativas muy altas y yo me imaginaba que era un problema de los adultos, que al crear las cosas para los niños son más conformistas o creen que con este nivel de calidad llegan. Para mí nunca era suficiente, porque me imaginaba todo un poco como Alicia en el País de las Maravillas o Willy Wonka y luego pues era un poquito más más modesto.

Como artista me prometí a mí misma que esto lo tenía que solucionar. Trato de generar experiencias y productos de calidad que satisfagan la curiosidad y las ganas de experimentar de los niños y también de los adultos en la medida que quieran participar. Intento tratar todo desde la perspectiva de disfrute de un niño. Intento generar experiencias en las que se pueda participar activamente y sobre todo jugar.

Además introduciendo a los niños en el arte contemporáneo y en el análisis de las imágenes contemporáneas disfrutarán mucho más como adultos del arte. Y tendrán una visión crítica y analítica del mundo que les rodea. Porque ahora mismo existe, pero con los recortes en plástica en los colegios [se refiere a la asignatura] no se está produciendo esta educación y es fundamental. Fundamental porque cada vez más está todo basado en las imágenes y en el modo de interpretarlas.

Taller de artista “Rutinas Salvajes”, con Elisa González y Elba Díaz.

Es muy interesante. Por ejemplo, ¿Crepitantes genera también esa experiencia no? Quiero decir, una experiencia que no se puede conseguir fuera del arte, que es genuinamente artística. ¿Cómo se te ocurrió?

Crepitantes sí es cierto que puede generar esa experiencia y de alguna forma ha surgido de la misma manera que lo que acabo de comentar. Por una especie de demanda de producto. Yo tengo fibrosis quística, que es una enfermedad genética, crónica y denominada “rara” que afecta principalmente al sistema respiratorio y digestivo. Consiste en que segregamos más mocos y más densos de lo habitual.

Esto hay que tratarlo haciendo fisioterapia respiratoria tres veces al día, con inhaladores, tomando medicinas, yendo al médico con frecuencia… como paciente yo estaba harta de que el imaginario de la enfermedad se limitara solo a las medicaciones, a los hospitales y al melodrama.

Crepitantes.

Decidí que necesitaba una forma de enfrentarme a la enfermedad desde otra perspectiva, para que resultase más atractivo y decidí convertirlo en un proyecto artístico: todo lo relacionado con la enfermedad se volvía susceptible de ser representado de forma plástica y dejaba de ser un incordio para pasar a ser algo que me apetecía hacer y que decidí integrar en mi rutinas por voluntad propia, no por imposición. Lo que hice fue ampliar el imaginario con lo divertido, lo colorido y, sobre todo, el humor.

Crepitantes es el nombre del proyecto y hace alusión al sonido del aire al pasar por las vías respiratorias y encontrarse con un moco. Cuando auscultándote la espalda escuchan ruido en los pulmones, es un crepitante, porque hay algún moco ahí obstruyendo.

Crepitantes.

Este proyecto se inició hace un año y está protagonizado por un moco, que es un compañero en la medida en que está fuera de los pulmones y te putea. Es un personaje que nos va a acompañar siempre, por lo que hay que aceptarlo y quererlo. En esta investigación de cómo poder representar al moco, lo que hago es buscar imágenes en mi vida cotidiana de las que sea particípe y tratar de representarlo plasticamente a través de pintura, ilustración digital, escultura… lo recojo en la web crepitantes.com y en el Instagram Crepitantes.

Además los mocos son un nicho que no se ha explotado nada. Prácticamente no existen representaciones y todo el mundo tiene. Al hacer Crepitantes, yo pensaba que no había prácticamente interés por parte de la sociedad. Aunque bueno, la fibrosis quística es una enfermedad rara y poco común y la gente no lo suele conocer…pero la verdad es que al tener todo el mundo mocos, en algún momento u otro llega. Mucha gente o que ha tenido sinusitis o que ha tenido una gripe ha sufrido los mocos la misma forma. Está interesando bastante en general.

El moco de Crepitantes, esta vez en el espacio.

Justamente iba a preguntarte por la repercusión del proyecto. ¿Has notado algún cambio en la interpretación de la fibrosis quística a raíz de Crepitantes? Algún signo de que precisamente has conseguido que esta enfermedad deje de ser una “carga impuesta” en la gente y pase a ser algo…. cómo decirlo… menos melodramático, por usar tus palabras.

Lo primero fue dar a conocer la enfermedad a través del proyecto y de medios de comunicación que se hacen eco de Crepitantes. La fibrosis quística se denomina también “la enfermedad invisible” porque nadie la puede detectar a simple vista, a menos que estemos subiendo escaleras, porque no podemos seguir el ritmo de los demás por nuestra baja capacidad pulmonar. O también a menos que el propio paciente de fibrosis lo diga.

En la Feria Hybrid, este fin de semana, me ha pasado mucho que la gente observaba las piezas de Crepitantes con extrañeza. Pensaban que eran como coliflores o algo así, no entendían muy bien. Cuando aclaraba que eran mocos, todos asentían sonriendo y eso me encanta. Luego me pedían la explicación del proyecto. Cuando terminaba de contarlo la gente reaccionaba con mucho interés, sobre todo después de conocer la historia detrás de las imágenes. Y ese poso que se queda al contarlo y de que de repente te encuentres con algo que no conocías, relacionándolo con algo tan extravagante, hace que lo mantengas en la memoria más tiempo.

Serafín junto a piezas de Crepitantes.

En relación a los demás pacientes con fibrosis y el personal que se dedica a la enfermedad: los médicos, la gente que trabaja en la Federación de Fibrosis, las farmacéuticas… también les encanta el proyecto. Con los que hablado, por lo menos. Algunos lo utilizan como ayuda al tratamiento de la enfermedad. Sobre todo pacientes como yo, que están hartos de no ponerle cara a la carga que supone la enfermedad, ahora lo vemos desde una perspectiva divertida.

También hay un sector formado por los padres que acaban de tener hijos con fibrosis quística, que es un susto brutal porque no te lo esperas. Gente que de repente tiene una preocupación muy bestia y se tiene que enterar de todo lo relacionado con la enfermedad de golpe. No saben muy bien cómo asimilarla. Cuando llegan a este proyecto es como una vía de escape y les hace relacionarse con la enfermedad desde un punto mucho más distendido y relajado. Les da una especie de desahogo con respecto a toda la información extra de la enfermedad, que es mucha y un poquito heavy.

Crepitantes

No sabía que a la fibrosis quística se le llama “la enfermedad invisible”.

Jaja si, dentro de la fibrosis se denomina así. Luego en medicina general se usa también “enfermedad invisible” para la fibromialgia.

Es bonito que visibilices algo que se llama “la enfermedad invisible”. Muy poético.

¡Cierto!

Dado que Crepitantes es una propuesta artística, ¿hay alguna enfermedad invisible en el mundo del arte?

Bueno, la enfermedad invisible del arte… que tampoco es invisible, es la precariedad y la falta de recursos. Falta de medios, de políticas para fomentarlo, la falta de coleccionistas, de instituciones que compren obra, de apoyo… o sea, que no hay apoyo social tampoco. Es horrible, pero hay que ir cambiándolo poco a poco.

La artista Elisa González.

Como futura doctora en Bellas Artes, supongo que habrás visto esa precariedad muy de cerca. En el ámbito académico y como artista, en el cultural, ¿cómo se cambia eso? Me refiero a qué puede hacer cualquier artista para luchar contra eso cuando es un estado de cosas que no depende totalmente de el/ella.

Estos cambios tienen que ser el resultado de políticas sociales y culturales que valoren el trabajo de los profesionales del arte y de la cultura. Esto no se está produciendo. Actualmente los artistas tenemos que mejorar esta situación y buscar que se apliquen nuevas medidas de fomento y consumo cultural. Pero también tiene que existir una mayoría de apoyo social que lo secunde y que busque esto.

Mientras tanto no queda otra que seguir creando proyectos interesantes y buscar fórmulas creativas para evitar la precariedad, que es inherente. Reformularla es lo que queda.

¿Entonces todos los curros creativos son precarios? Eso deja muy mal a la creatividad socialmente, ¿no? Mucha gente la encumbra, pero en la práctica poco se apoya tanto a nivel individual como insitucional.

Los curros creativos no son todos necesariamente precarios, pero en el caso de los artistas los proyectos creativos son temporales y concretos en un tiempo determinado. No existe una continuidad que aporte estabilidad y seguridad y esta es la parte de precariedad a la que me refiero. Que no hay una estabilidad fija y estamos siempre pendientes de la incertidumbre. En mi caso, además, hay determinados proyectos que no puedo asumir por culpa de la enfermedad. Pero bueno, esto es un caso personal y particular.

Ilustración de Elisa González. Seleccionada para participar en la exposición Pictoplasma Mexico Portrait Gallery, en MARCO.

La creatividad es lo más necesario prácticamente en todos los ámbitos laborales. A veces es necesario arriesgar e invertir más en ella y esperemos que así se dé y que haya creativos activos en todos los niveles y con contratos de trabajo decentes. La precariedad es más que nada la incertidumbre y el no poder ejercer y mantenerte como profesional ejerciendo tu cuerpo de trabajo.

Te quería preguntar también (y esto va a sonar un poco a bocajarro) ya que uno de los ingredientes del arte es la creatividad, creo que hay otro también importante que es: los contactos, ¿en qué medida son importantes cada uno de ellos?

Los contactos son importantes, por supuesto, porque son gente que tiene inquietudes similares a las tuyas y trabaja en el mismo sector. Además de hacer colegas en el gremio, muchos proyectos surgen a partir de contactos que te conocen a ti y a tu trabajo y creen que puedes encajar en un perfil determinado.

O al revés, a mí me ha pasado que yo misma he recomendado amigos para trabajos en los que su experiencia era idónea. Y los han conseguido, en parte, por una recomendación mía. Los contactos son necesarios, por supuesto, pero es estar dentro del círculo en el que estás trabajando.

La pregunta sobre los contactos iba más por el tema de en qué medida cuenta el hecho de tener contactos y en qué medida tu calidad como creativo/artista, ambas cosas juntas, pueden determinar tu trabajo. Era más una comparativa.

¿En qué medida el tener contactos determina tu trabajo vs en que medida tu calidad de trabajo determina tu trabajo? ¿Algo así?

Si, eso es.

Creo que tanto los contactos como el talento son ingredientes que van parejos en una trayectoria, así como el componente “suerte”. Tener talento y un discurso que aporte algo inicialmente es fundamental para empezar, y como base sobre la que construir.

Alienígena visceral, por Elisa González.

Los contactos son, de alguna forma, el medio en el que te desenvuelves: personas de las que aprendes, con las que te relacionas y que pueden suponer un avance y evolución en tu forma de trabajar y en el desarrollo de tu trayectoria. Tanto por asimilación de otras formas de hacer o nuevas prácticas creativas, como por trabajar en equipo con distintos objetivos empleando metodologías de trabajo colectivo en diferentes proyectos. Me parecen ambos factores equiparables y ninguno desmerece al otro.

Okey. Pues muchas gracias, Elisa. Si quieres añadir algo más, este es el momento.

Pues en principio nada más. ¡Muchas gracias a vosotros!

#WAG1MAG

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1511

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Close
Close