asistimos al concierto de LIZ FORTE

Carter y Forte // pic by Eva Peña

Asistimos al primer concierto de una de las grandes promesas de la música urbana en este país, Liz Forte.🙅

Entramos en la sala poco después de la apertura de puertas. El público allí congregado no era mayoritario pero sí nos sirvió para hacernos una idea de lo variopinto del mismo: raperos (de-toda-la-vida), hipsters, modernos, “traperos” y hasta algún fan de Pimp Flaco. La sala se fue llenando y, ya con una cantidad de público considerable, salieron Hassap & Rubio.

  • Facebook
  • Twitter

Hassap & Rubio // pic by Eva Peña

Los menos de 20 minutos que estuvieron en el escenario les bastaron para hacerlo suyo y demostrar que de actitud y carisma van sobrados. Quizá todo lo que me gustó del duo fue lo que eché en falta durante la actuación de Franco Carter. Su actitud chulesca en el escenario y su egocentrismo eclipsaron la crudeza de sus canciones (que tuvo su punto álgido en la maravillosa Black belt Carter).

  • Facebook
  • Twitter

Franco Carter // pic by Eva Peña

Poco después y respaldado por dos guardaespaldas en albornoz, salió al escenario Liz Forte. Antes de nada he de decir que la puesta en escena, con un sofá negro en el centro y dos televisores sacados de casa de la abuela de alguno de los organizadores, me pareció de lo más acertada. Bien es cierto que los televisores estaban ahí desde el principio, pero tomaron mayor protagonismo durante la actuación de Forte.

  • Facebook
  • Twitter

Liz Forte // pic by Eva Peña

La actuación empezó con Balón de Nivea. Pero el bullicio no se convirtió en jolgorio hasta el segundo corte, Supercaro, su canción con más reproducciones y quizá la más celebrada. Una verdadera joya que corona un repertorio escueto pero sólido y que precedió a otros de sus dos hits más recientes, Los Guapos Tienen Estilo Pa’ Morir y Morirme Joven. Tras un speech sobre barcos y amor, salió a escena Franco Carter para acompañarle en Malamor II, un tema de corte más clásico pero tremendamente disfrutable.

Ya sin Carter en el escenario, Forte agradeció la presencia extranjera en el bolo y comenzó a entonar I Don´t Care, su único tema en inglés que enganchó con la romántica Otra Vez. El set continuó con una canción nueva, Sale el Sol. Pero después de una parte central más melancólica comenzaba la fiesta. Y para ello salieron Hassap & Rubio a interpretar Pirateo, que fue la canción encargada de poner la leña para el incendio que estaba a punto de llegar con Carolina Cocaina, un hitazo sobre adicciones y niñas de universidad privada. El concierto parecía cerrado pero aún le quedó tiempo para montar un pogo e interpretar la tremenda Iguana junto al público.

  • Facebook
  • Twitter

Liz Forte // pic by Peña

Entre sudor y éxtasis, Liz Forte se despidió de un concierto que ojalá sea el primero de muchos. La música urbana de este país ha encontrado un artista sensible, inteligente, con gancho y, sobre todo, diferente.

 

#WAG1MAG 

 

1 I like it
0 I don't like it

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies