5 discos españoles que son mejores que THRILLER

Thriller Michael Jackson

Con motivo del Record Store Day, que tuvo lugar el pasado 22 de Abril, muchas revistas y blogs especializados hicieron listas sobre los discos más vendidos de la historia y sobre los mejores. Lo que más me llamó la atención es que en ambas listas siempre tenía una presencia importante ‘Thriller’ de Michael Jackson. Bien es cierto que la cantidad de ventas es algo objetivo salvo por ligeras variaciones.

Pero, ¿realmente Thriller es el mejor disco de la historia (o uno de los mejores)?

Thriller es una de las piezas clave del pop tal y como lo conocemos. Sus canciones han sido coreadas por múltiples generaciones y cualquier persona con un mínimo interés por la música conoce hits como Wanna Be Startin’ Somethin’, la homónima Thriller , Beat It o Billie Jean. Pero quizá en conjunto no sea esa gran obra del pop que supone ser. No creo que nadie piense en canciones tan olvidables como The Girl Is Mine (junto a McCartney), Human Nature o The Lady in My Life cuando imaginen el mejor disco de la historia.

Por eso queremos proponer cinco discos hechos aquí, en España, que podrían (y deberían) arrebatarle ese trono.

GRANDES ÉXITOS – ALASKA Y LOS PEGAMOIDES

El disco con el que (casi) todo empezó.

  • Facebook
  • Twitter

Grandes Éxitos fue el primer y único álbum publicado por el combo formado por Alaska, Nacho Canut, Carlos Berlanga, Eduardo Benavente y Ana Curra (los tres primeros ex-Kaka de Luxe y los dos últimos paralelamente con Parálisis Permanente). El álbum, publicado en 1982 y grabado a finales de 1981 (ya sin Carlos Berlanga), recoge las mejores canciones que solían tocar en directo pero que aún no habían sido grabadas.

Con Bailando como primer single (canción que se convertiría en la piedra angular de la posterior carrera de Alaska), canciones como La Tribu de las Chochoni, No Sé Por Qué, ¿Qué piensas De Los Insectos?, Vicky o Alta Tensión y un sonido que iba desde el synth-pop gótico hasta el pop más bailable pasando por el post-punk. Alaska y Los Pegamoides marcaron la hoja de ruta que después continuaron con mejor o peor acierto una multitud de artistas en los 80 y principios de los 90 y que sigue sirviendo como inspiración para muchísimas bandas de pop independiente de habla hispana.

EN LIBERTAD – NINO BRAVO by LA CASA AZUL

La comunión entre este siglo y el pasado.

  • Facebook
  • Twitter

Para este puesto podría haber elegido también El Sonido Efervescente de La Casa Azul (Elefant, 2000) o Tan Simple Como El Amor (Elefant, 2003). Pero creo que En Libertad (Universal, 2013) es una muestra más próxima a lo que conocemos como el pop total.

Respetando el absoluto protagonismo vocal de Nino Bravo, Guille Milkyway consigue transformar la obra del valenciano en un arsenal de luminosidad y nostalgia. Esto lo hace añadiendo nuevas texturas a las mismas pieles para así cambiar los matices de la obra original. Algunas veces respetando más la versión original (como en Vete) y otras transformándola por completo (En Libertad). Algunas veces más pop (Arena De Otoño), otras más cumbiero (América América) y otras incluso disco (¿Quién Eres Tú?). Pero a pesar de su gran variedad de influencias que remiten a distintas épocas de la segunda mitad del siglo XX, no parece un popurrí hecho a destiempo, sino una obra atemporal.

Una de las grandes obras de este siglo.

UN SOPLO EN EL CORAZÓN – FAMILY

Uno de los discos más preciosos del pop en castellano.

  • Facebook
  • Twitter

Publicado por Elefant en 1993, es el primer y único álbum del duo formado por Javier AramburuIñaki Gametxogoikoetxea. Debido a su gran importancia y a la consolidación de este álbum como una obra de culto, se han realizado varias reediciones y homenajes en los que artistas como Papa Topo, Los Planetas o La Casa Azul han versionado distintas canciones de Family. E incluso en 2015 Elefant editó Casete, una colección de demos de lo que posteriormente sería Un Soplo En El Corazón.

A través de la delicadeza y el minimalismo, Iñaki y Javier dibujan paisajes idílicos que te hacen recordar esos últimos años de adolescencia y querer dar un paseo por la playa de la mano de tu primer amor. Noches inventadas, un bello verano en el que enamorarse, viajes a sueños polares para dejar a un lado la rutina y caras graciosas que surgen al beber limón. Esta gran obra maestra mezcla realidad y ficción pero todo desde una visión costumbrista. Siempre manteniendo el amor como hilo conductor.

Este disco, que roza la perfección, consiguió (junto a algunos álbumes de La Buena Vida y el disco homónimo de Aventuras de Kirlian) asentar las bases del Donosti Sound.

TÚ HOGUERA ESTÁ ARDIENDO – KLAUS & KINSKI

Delicadeza, hermosura y humor.

  • Facebook
  • Twitter

Con estas tres palabras se podría resumir el álbum debut de Klaus & Kinski (y toda su discografía). Un disco capaz de enamorarte de principio a fin (desde ‘El Cristo del Perdón’ hasta ‘Sintigo o Sin Ti’) a pesar de su excesivo minutaje. Manteniendo al oyente hipnotizado ante la explosión de emociones e influencias. Aunque al principio eso que lo hace grande sea lo que más llega a chocar.

Este disco contiene algunos acercamientos al bolero (Mengele y El Amor), al folk (Flash-Back al Revés), al synth-pop (Muerte en Plasencia) o al noise más distorsionado (Ronnie O’Sullivan), pero sobre todo es un disco de pop. Eso si, siempre con su sello característico, que es la crudeza y el ingenio en las letras.

Un álbum exquisito para disfrutar, llorar o incluso esbozar una sonrisa.

VOCES – EL ÚLTIMO VECINO

Cuando Morrissey se encontró con Manolo García.

  • Facebook
  • Twitter

La perfección en un álbum se puede dar por dos motivos: por ser algo totalmente rompedor o por la excelencia corte a corte. En el caso de Voces se da por el segundo motivo.

El primer LP de El Último Vecino supuso un soplo de aire fresco en una escena que estaba marchitando por la repetición mediocre de las formulas más exitosas del indie hispano (o lo que queda de él). Y este segundo disco, algo continuista, se reafirma en aquello de que, a veces, menos es más. A base de estribillos ultra-pegadizos y expresivos repetidos hasta la saciedad y un sonido que mezcla el new wave con el synth pop de principios de los 80 (con una clarísima influencia de bandas como The Smiths, The Cure, El Último de la Fila o Golpes Bajos), Gerard Alegre Dòria crea una obra sencilla, directa y hedonista pero absolutamente disfrutable.

Un rompepistas lacrimógeno.

¿Cuál es vuestro favorito?

¡Síguenos en nuestras redes!
FACEBOOK | INSTAGRAM | TWITTER | YOUTUBE
3 I like it
0 I don't like it

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies